Por: anónimo

Cuántas veces ves jugar a tu equipo con esa fuerza incomparable, de visitante, con 2 hombres menos, el árbitro en contra, la hinchada de ellos que parecen 30.000 más que los tuyos, y sin embargo, tu equipo se multiplica en la cancha, mete al contrario en su propio arco, les MUERDEN los talones y al final se alzan con la victoria. Es cuando vos pensás, “mañana voy a encarar el día tal como jugó hoy mi equipo”, “voy a salir a buscar lo que quiero y no parar hasta lograrlo”, es que el deporte es la representación de la vida misma.

En el deporte en general existen LOS PECHO FRÍO, LOS GANADORES, LOS SUFRIDOS, etc…igual que en la vida.

Un día nos toca ganar, otro perder y a veces empatar, pero si hay que perder, es mejor dejarlo todo de sí, no guardarse nada, salir a ganar en todos los terrenos, saber que si hasta aquí llegamos es por algo, y podemos mejorar; bancarnos la que venga y hacer sentir al otro que no va a ser fácil doblegarnos.

Todos nos jugamos un CAMPEONATO, unos juegan en la vida para estar “en la punta”, otros para “mantener la categoría y no irse al descenso”, pero, si ningún equipo abandona el campeonato porque las cosas no le salgan bien, ¿porqué vas a hacerlo vos?, por supuesto todos jugamos para ganar, pero es importante saber que cuando pasamos por MALAS RACHAS, la salida va a estar siempre que persistamos.

La lucha por la grandeza, por reponerse, por vencer la adversidad, está presente en todos los deportes, incluyendo al que más nos interesa: NUESTRA VIDA COTIDIANA.

Anuncios